Declaración de Kaiser Permanente con respecto a la disponibilidad de los autoinyectores de epinefrina y los copagos de los mismos

De Amy Gutierrez, Vicepresidenta Principal y Directora de Farmacia, Kaiser Permanente

La grave escasez de plumas autoinyectoras de epinefrina está afectando los suministros nacionales, e incluso mundiales, de estos dispositivos. Como resultado, algunas farmacias comunitarias se han quedado sin suministros de este importantísimo medicamento. La Administración de Fármacos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) recientemente tomó medidas extraordinarias, incluida la autorización del uso de inyectores caducos y permitir que los productos con materia particulada permanezcan en la cadena de suministro de EE. UU. Estas son acciones poco comunes por parte de la FDA para asegurar un suministro adecuado.

En Kaiser Permanente, estamos trabajando para que haya suministros disponibles para los 94,000 pacientes de nuestros 12 millones de miembros que necesitan estos dispositivos. Mediante una administración cuidadosa, seguimos distribuyendo recetas médicas de autoinyectores para nuestros pacientes, aun cuando los suministros estén disminuyendo o acabándose en algunas comunidades. Kaiser Permanente seguirá trabajando para asegurar suministros adicionales a medida que estén disponibles.

Mientras los suministros no alcancen un nivel adecuado, nuestras farmacias repartirán una pluma autoinyectora a la vez por paciente. Esta práctica está respaldada por nuestros expertos médicos y farmacéuticos para mantener el acceso de todos nuestros pacientes a este medicamento que puede salvar la vida durante esta escasez. Como se hace normalmente, el médico de cada paciente desarrolla los planes de tratamiento para una situación clínica específica y los comunica a nuestras farmacias.

Durante el último par de años, nos hemos acostumbrado a recibir un paquete de dos plumas del producto, por lo que sabemos que recibir solo una pluma a la vez podría causar ansiedad. Sin embargo, estamos intentando evitar el peor caso: que un paciente no consiga una pluma porque los suministros se agotaron. En medio de esta grave escasez, estamos esforzándonos al máximo para asegurar que todos tengan acceso en una emergencia. Cuando los suministros comiencen a regresar a los niveles adecuados, retiraremos el límite de una pluma.

Reconocemos la inquietud de nuestros miembros al tener un copago cada vez que se les da una sola pluma y lamentamos cualquier inconveniente o frustración que esto ocasione. Anteriormente indicamos que estamos trabajando para abordar esta situación, y esta semana cambiamos nuestro cobro de copagos para los autoinyectores de epinefrina. A partir de este momento, cobraremos un copago únicamente cuando se reciba la segunda de las dos plumas de una receta médica; no se cobrará un copago a los miembros cuando reciban la primera pluma sola. También estamos viendo la manera de hacer un reembolso a los miembros que ya pagaron dos copagos por una receta médica.